BUSCANDO EL JAMÓN IBÉRICO PERFECTO

BUSCANDO EL JAMÓN IBÉRICO PERFECTO

Debemos de tener varios puntos a la hora de buscar el Jamón Ibérico  perfecto y os los mostramos a continuación:

  1. El Jamón Ibérico perfecto es delgado, de caña estilizada y alargada. Siempre predomina longitud sobre la anchura en las patas ibéricas. El cruzado es más corto y con la maza más pronunciada. Esta es una característica que diferencia ambos claramente.
  2. El jamón ibérico no es necesariamente negro. Hay variedades de razas ibéricas que presentan diferentes tonalidades de piel rubias, castañas, caobas o coloradas. El cerdo ibérico tiene unos caracteres raciales que le hacen distinto morfológicamente a cualquier otro ejemplar de la especia porcina y que aunque a simple vista no lo parezca, le identifican como tal.
  3. El tiempo óptimo de estancia en bodega oscila entre 24 y 28 meses para los jamones y entre 18 y 28 meses para las paletillas. Una vez pasado ese tiempo el jamón podría volverse demasiado seco, aunque  pueden darse excepciones en jamones que pasen mayor tiempo.
  4. Los puntitos blancos que a menudo vemos en el jamón son cristalizaciones formadas por la tirosina, un aminoácido que aparece durante la degradación de las proteínas. Esos puntos representan una óptima curación del Jamón Ibérico perfecto y, por lo tanto, una correcta maduración.

 

 Infografía Jamón Ibérico perfecto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *